Viaje Con Conciencia

María Antonia Orantes Jiménez, orgullosa mamá de un joven con autismo, nos compartió su experiencia de viaje, con Volaris. Esta aerolínea, junto con Iluminemos de Azul, ha implementado la iniciativa “Viaje con Conciencia”, como una forma de sensibilizar a los usuarios, si se encuentran en su vuelo a una persona con esta condición de vida.

Mi aventura en avión

Hace 8 años viajé por primera vez a la Ciudad de México en avión, con mi hijo Antonio, para buscar especialistas en el tema. Lo acababan de diagnosticar con autismo y en el Estado Chiapas no encontré la ayuda, ni los doctores especializados en autismo.

Para mi el tema era desconocido. Cuando llegamos al aeropuerto mi hijo, quien desde los 3 años empezaba a inquietarse, ya quería subirse al avión; pero nosotros teníamos que esperar como cualquier otra persona nuestro turno de abordar.

Antonio, al no ser tolerante, empezó a hacer un berrinche que, luego subió a una crisis. Los de la aerolínea se acercaron y me dijeron que si el niño no se tranquilizaba, no podría subir al avión.

Me sentí frustrada ya que yo iba en busca de ayuda, les expliqué la condición de mi hijo, y ellos por segunda vez me dijeron que de no tranquilizarlo, no podría abordar.

Me sentí impotente porque ellos no entendían la situación de mi hijo, y  teníamos que subir a ese avión, para llegar a nuestro destino.

Gracias a Dios en ese momento había un policía , quien resultó tener un sobrino con autismo. Al ver la escena, se acercó ,y les dijo a los de la aerolínea que mi hijo al subir al avión se tranquilizaría. Se ofreció amablemente a acompañarnos y nos custodió hasta subir al avión. Al momento en que Antonio subió, se calmó como arte de magia, viajó feliz y tranquilo.

Años después, gracias al fuerte trabajo de concientización que Iluminemos de Azul A.C. ha hecho por el autismo, regresé al aeropuerto para viajar a la ciudad de México, a la visita de sus doctores de Antonio. Él, más grande, volvió a repetir la escena de querer subir al avión. Se acercaron los de la aerolínea, en ese momento recordé lo que años antes había sucedió y pensé que esta vez seria lo mismo.

Para mi sorpresa fue totalmente diferente ya que la aerolínea me brindó toda la ayuda y atención necesaria, nos dieron prioridad y mi hijo fue el primero en abordar, con esto tuvimos un excelente vuelo.

Por eso, mucho agradezco al Lic. Gerardo Gaya y la Asociación Iluminemos de Azul.

viaje-con-conciencia-autismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *